¿Te da miedo montar tu despacho? El síndrome del impostor y cómo superarlo.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

El miedo es una emoción, y es normal sentirla. La sentimos cada día en algún momento del día, al igual que todas las otras especies. Es nuestro sistema de alarma, y hay que entenderlo como tal, el cuerpo se está preparando y adaptando para reaccionar a ese miedo y por ello notamos esa agitación, esa adrenalina. Por lo tanto, el miedo no es algo que solo sea negativo, es adaptativo y se puede aprovechar. Quizá nuestro error es querer eliminar el miedo o dominarlo, cuando lo que hace falta es comprenderlo.

Tener miedo es natural, comprenderlo es una de nuestras tareas para afrontarlo. Con miedo nuestras posibilidades de elección se minimizan, comprendiéndolo y afrontándolo, nuestras elecciones crecen, y nosotros con ellas.

Uno de los miedos conocidos en la vida laboral sobretodo es el llamado síndrome del impostor. El síndrome del impostor se puede entender también como crítica patológica, y está asociado a todos los pensamientos del tipo “no soy suficiente” o “no lo conseguiré”. Es el pensar que nuestros logros hasta día de hoy se deben en gran parte a una serie de “golpes de suerte”. Este trastorno es más habitual de lo que parece: siete de cada 10 personas lo han sufrido alguna vez en su vida. Por suerte, existen algunas estrategias para sobrellevarlo: 

Estrategias para sobrellevarlo: 

  1. Reconócelo – Identifica cuándo estas teniendo estos pensamientos “impostores”, para no darle la importancia que les puedes haber dado hasta ahora. 
  2. Exprésate – Háblalo con tu entorno, no solo te darás cuenta de que no eres el único con pensamientos así, sino que tu entorno podrá reforzar la idea de que no has llegado aquí por arte de magia, sino por esfuerzo y méritos propios. 
  3. Redefine los pensamientos negativos – Para esto os contaré más mas adelante. 
  4. Reconoce tus éxitos – Tus éxitos son tuyos, son un resultado de tú trabajo, reconócelos como tal. 
  5. Acepta el fracaso – El fracaso es una parte del aprendizaje
  6. Haz una lista de tus puntos fuertes – Te servirá para ver todo lo que has aportado tú a tus éxitos
  7. Fíjate metas alcanzables – No te pongas una lista de metas enorme e inalcanzable sobre qué deberías o hacer, eso solo llevará a sentir culpabilidad y presión. 

 

También hay técnicas más generales para afrontar el miedo en general, y no relacionado al síndrome del impostor. Algunos ejemplos son: 

  1. Normaliza el miedo. En España, el 46% de quienes todavía no están involucrados en actividades de emprendimiento prefieren no arriesgar por miedo a fracasar.
  2. Utiliza técnicas de relajación, como respiraciones profundas, el ejercicio, la meditación…
  3. Cambia el chip, identifica los pensamientos negativos y sustitúyelos por positivos! 

 

¡Pon estas técnicas a prueba para librarte del miedo a montar tu despacho!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos que te pueden interesar

¿Quieres estar al día sobre emprendimiento?

Inscríbete y te avisaremos por email cuando publiquemos un nuevo artículo sobre emprendimiento en la abogacía.

Tienes título.

Tienes talento.

Y, ¿por qué no tienes despacho?

¿Quieres saber si este programa es para ti?

Ahora puedes probar 3 clases gratis.

Abogado, despídete del miedo a emprender.

Webinar gratuito

Solicita información sobre el programa

Ponte en contacto.